Carta a mi padre.

¿Será verdad que no podemos sanar nuestra vida si no sanamos nuestra relación con los padres?  Y… ¿No podremos mirar el futuro con fuerza si no somos capaces de inclinarnos ante nuestros padres?
Lo cierto es que en algún momento de nuestra vida habrá que honrarles por habernos dado la vida, y coger el amor (como haya sido) que viene de ellos con humildad y gratitud.
Y es que se habla en éstos tiempos que nuestro sistema familiar se encuentra muy ligado a nuestros procesos que si no hacemos conscientes, tenderemos a repetir, ya sean enfermedades, bloqueos o dificultades… pudiendo ser de abuelos, padres, hermanos, etc…
Los sistemas familiares funcionan como una unidad indivisible que se desajusta cuando las personas que los integran no están en paz entre ellas.
Es por eso que hoy nos enfocaremos en la relación con el padre, pues varios autores hacen referencia a que si no podemos tomar  a nuestro padre no se podrá sostener ninguna relación duradera, ni alcanzar el éxito. En lo personal no creo que sea una ley… pero ¿Quién no querría estar en paz y armonía con sus raíces?
Lo fundamental en éste tema es aprender a ver a nuestro padre tal cual es, con todo lo que tiene, lo que me agrada y lo que no, ese es él, ese es mi padre, el que me tocó y está bien.
Hoy les comparto ésta carta que fue creada por Cecil Tavera hacía las mujeres pero también se puede adaptar a los hombres….
Utilicemos nuestra escritura, creatividad y nuestra intención para estar bien y mejor…
Lía
Carta a Papá