Ejercicio para fin de Año

Ya estamos finalizando éste año y tenemos una tendencia consciente o inconsciente sobre cerrar y/o terminar el año de la mejor manera posible.
Tal vez ya estemos pensando en qué haremos el próximo año,  nuevos propósitos, etc. pero si seguimos postergando lo que tenemos que hacer con nosotros mismos, nuestras relaciones, nuestro trabajo, se empieza a convertir basura emocional debido a que no hemos podido cerrado algún ciclo.
Entonces es buen momento para antes de hacer propósitos, empezar a cerrar ciclos. Sea cual sea el ciclo que debes cerrar, primero tienes que liberarte:
Crea una lista con todos aquellos recuerdos, frases y sentimientos que te han lastimado en tu vida, toma la decisión de liberarte de aquellas cosas que te afectan en el presente y escribe al lado de cada una de ellas cómo puedes resolverlas o transformarlas.
Es necesario cortar todo lo que no aporte a tu vida, todo lo que no te deja avanzar, todo a lo que le abriste la puerta para que te afecte. No te lleves nada malo al año nuevo. Vacíate.
Por ejemplo: MI MADRE ME DECÍA “ERES UNA TONTA”
y tu lo transformas en “YO SOY MUY INTELIGENTE”
Como parte importante del proceso no olvides agradecer, reconocer cada pequeño y gran regalo que hayas recibido a la largo de tu vida y en especial en este año. Si te es posible buscar la manera de hacerle llegar tu gratitud y buenos sentimientos a todas las personas que fueron un instrumento para la prosperidad, el avance, las bendiciones, aporte y tu vida en general, hazlo. Una llamada, un mensaje, una visita, un detalle nunca están de más. Sé agradecido. Recuerda que cuando generas luz, tarde o temprano, y sin esperarlo o quererlo, esa luz ilumina tu camino.
Recuerda, si quieres que llegue algo mejor a tu vida, primero vacíate para que haya espacio.
OJO: ¡Se vale ser muy creativo/a!
writ